Los 39 muertos encontrados en un camión en Essex eran todos vietnamitas

6
0


Los 39 cadáveres hallados el pasado mes en un camión frigorífico en un polígono industrial de Essex (este de Inglaterra) ya han sido identificados y son todos de origen vietnamita, confirmó este jueves la Policía británica.

En un comunicado, la Policia de Essex encargada de la investigación indicó que ya han sido informados los familiares de las víctimas -31 hombres y 8 mujeres- encontradas en el interior de la cámara refrigeradora del transporte, en la pueblo de Grays.

Además las autoridades de Vietnam afirmaron que las víctimas eran de esa patria y precisaron las provincias de las que procedían: Hai Phong, Hai Duong, Nghe An, Ha Tinh, Quang Binh, Thua Thien y Hue.

En una nota, el Tarea de Seguridad Pública vietnamita añadió que las víctimas han sido identificadas con ayuda de la Policía británica y expresó sus condolencias a los familiares y amigos de los fallecidos.

El anuncio fue realizado a posteriori de que una delegación vietnamita viajara al Reino Unido el pasado sábado para trabajar en la identificación de las víctimas.

Hasta el momento, 35 familias de las provincias de Nghe An, Ha Tinh y Quang Binh, en el finalidad del país, habían denunciado la desaparición de allegados y algunos padres ya han recibido la notificación oficial de que sus hijos se encontraban entre los 39 fallecidos en el camión de Essex.

To An Xo, portavoz del MInisterio de Seguridad Pública, afirmó en declaraciones recogidas por el portal VnExpress que la plazo y la forma en que los cadáveres serán repatriados dependerá de las autoridades británicasy del deseo de las familias.

“Algunas familias quieren que sus seres queridos sean incinerados antiguamente de ser llevados de revés, otros quieren los cuerpos para decir (misa) un funeral tradicional. Esto debe ser tratado con cuidado”, dijo.

La Policía vietnamita ha detenido en los últimos días a merienda personas en las provincias de Ha Tinh y Nghe An presuntamente vinculadas al tráfico de las víctimas desde Vietnam en torno a Europa, las cuales habrían pagado hasta 40.000 dólares por alucinar de forma irregular al Reino Unido.

Según manifestó en un comunicado el inspector británica a cargo de las pesquisas, Tim Smith, la identificación “es un paso importante de la investigación y nos permite trabajar con nuestros colegas de la Policía vietnamita a fin de apoyar a los familiares de las víctimas”.

Si en un principio los investigadores señalaron que los muertos eran “de origen chino”, seguidamente se retractaron y barajaron la posibilidad de que fueran vietnamitas.

Smith agregó que, antiguamente de divulgar “nueva información” sobre el caso, “lo correcto es dar a los familiares la oportunidad de digerir la comunicado de la confirmación del fallecimiento de sus seres queridos”.

Este suceso conmocionó al Reino Unido y reabrió el debate sobre los peligros que plantean las mafias que trafican con personas y la aprieto de acrecentar los puertos.

El camión en el que se encontraron los fallecidos el pasado 23 de octubre había viajado desde el puerto de Purfleet, donde había llegado procedente del de Zeebrugge, en Bélgica.

El conductor de la cabina, el norirlandés Maurice Robinson, de 25 abriles, compareció en presencia de un tribunal britano, imputado de 39 cargos de homicidio y otros delitos, mientras que otras dos personas incluso han respondido en presencia de un audiencia de Dublín por su supuesta relación con los hechos.